+ 958 259 458 info@eogsa.com

En los tiempos que corren, uno de los aspectos que más preocupan a los empresarios es el ahorro. Optimizar los costes de impresión puede ser clave teniendo en cuenta la situación económica actual. Por este motivo, hoy compartimos 10 consejos con los que será posible gastar menos sin disminuir ni la eficacia ni la eficiencia de la empresa. ¡Empecemos!

1. Apaga la impresora cuando no se esté utilizando. Aunque pueda parecer muy obvio, las impresoras suelen estar encendidas las 24 horas del día, sin caer en que aunque no se esté utilizando, puede continuar gastando energía.

2. Ahorra en papel, imprime a doble cara. De esta forma, además de favorecer al medio ambiente y gastar menos, podemos aprovechar mucho mejor el espacio de trabajo necesario para archivarlo.

3. Opta por cartuchos de tinta más grandes. Los cartuchos de tinta XL pueden reducir hasta la mitad el coste de la impresión de tinta, además de permitir imprimir más páginas por cartucho.

4. Ahorra tinta. Gracias a las nuevas impresoras de Canon, con una tecnología mucho más eficiente, podemos conseguir un mayor número de páginas impresas con la misma cantidad de tinta.

5. Diferencia el tipo de papel para cada uso. Si usamos dos bandejas de papel, una con papel de más calidad y otro reciclado, podremos adaptar el tipo de papel a la función que vaya a desempeñar. Para cuestiones internas, siempre será más conveniente utilizar el tipo de papel más barato.

6.Ajusta correctamente la calidad de impresión. Antes de imprimir, tomémonos un tiempo para ajustar la calidad a la importancia del documento. Como mencionábamos en el apartado anterior, no necesitaremos la misma calidad para imprimir un informe de uso interno, que uno que tengamos que entregar a un cliente importante.

7. Imprimir sólo lo realmente necesario. A menudo seleccionamos páginas enteras, incluidas imágenes irrelevantes o anuncios. Ojo con esto, si lo evitamos conseguiremos un ahorro significativo de tinta y papel.

8. Las fuentes de texto también nos permiten ahorrar. No todas las fuentes gastan la misma cantidad de tinta, por ello tendremos que elegir premeditadamente que tipo se adecua más a nuestras necesidades. Tanto el tamaño, como la anchura y peso de la letra pueden significar un mayor gasto.

9. El tipo de impresora también condiciona su gasto energético. No todos los modelos gastan lo mismo. En ocasiones, una impresora puede tener un precio más elevado por contar con unas características que a la larga signifiquen un ahorro en la factura de la luz. Además, las impresoras de tinta, y las de láser, tienen un consumo de energía considerablemente dispar.

10. Revisar siempre antes de imprimir. Si antes de mandar un documento a imprimir, lo revisamos detenidamente o lo visualizamos en vista previa, podemos ahorrarnos tener que volver a imprimir porque exista algún fallo en el formato, en el texto o en la imagen.