+ 958 259 458 info@eogsa.com
Foto: Byte TI

Foto: Byte TI

Contra todo pronóstico, el papel no sólo se resiste a morir, sino que concede al mundo de la impresión uno de sus mejores períodos económicos, donde los augurios son verdaderamente positivos.

Así lo demostraron los diferentes testimonios de varios expertos que acudieron al desayuno tecnológico que Byte TI organizó, con la presencia de algunas de las caras conocidas de Canon, como María Jesus Arroyo, responsable de Marketing, o José Manuel Cervera, socio fundador de Print Consult.

Ambos conceden a la impresión el “importante valor” que actualmente tiene: “La mayoría de las empresas no imaginan realizar su trabajo sin una impresora, un escáner o un multifunción. El mercado de la impresión es un reflejo de la situación económica que hemos vivido y ahora está mejorando y se está viendo en el mercado de impresión” -asegura María Jesús Arroyo.

“La tendencia a los servicios es cada vez más clara. Las empresas apuestan por modelos de coste por copia o coste por uso. Uno de los principales factores es la despreocupación que buscan respecto al mantenimiento. Bajo nuestro punto de vista puede que determinados entornos utilicen inyección, por ejemplo los freelances. En el entorno empresarial, la mayor parte de los documentos son de Office y por ello creo que el láser va a seguir teniendo una posición predominante” -añade la responsable de Marketing de Canon.

Por su parte, José Manuel Cervera considera que “ha habido una pequeña gran revolución, pasando de un modelo de impresión distribuida, en el que cada uno tenía su equipo, a un modelo compartido en el que la impresora es un equipo multifuncional que es el centro del documento y que además está dotado de inteligencia por las soluciones de impresión que aportan y que hacen la vida más fácil ahorrando costes de administración TI o de impresión”

Asimismo, el socio fundador de Print Consult, revela que “todos los fabricantes llevan años transformando su modelo de servicios, porque el cambio de modelos de impresión ha venido motivado por las exigencias de las grandes cuentas”, a lo que añade: “Es verdad que en España hay mucha PYME y se considera a la impresión como un gasto superfluo pero que no arruina a nadie”.

Por último, Cervera apunta: “La inyección ha sido denostada por sus altos costes de los consumibles. La inyección nació para que la gente pudiera tener impresiones en sus casas. Ocurrió que las grandes cuentas como vieron muy barato el apartado del hardware empezaron a instalarlas y descubrieron que los consumibles eran muy caros. Sin embargo, hay marcas que se han reinventado y hoy en día la inyección se puede cuantificar en coste por click. De esta forma la inyección puede ir a la empresa. Las ventajas es que ofrece unos costes reducidos y buena calidad”.